sábado, 12 de marzo de 2016

STICKERS

Bajo una atmósfera de fantasía encubierta y con la ayuda de la estética animal, se realza el deseo de perpetuar los más profundo sentimientos. 

Personajes que parecieran estar atrapados en espacios atemporales infinitos y vacíos se vuelven reflejo de un complejo mundo interior, sumidos en la soledad inmersos en sus propios pensamientos, en el placer del recuerdo y la nostalgia.

La obra se lleva a cabo mediante la acción de la intervención del espacio, tomando el recurso del siteespecific y remasterizando sus propios dibujos convertidos en stickers y a su vez nuevamente dibujados, como la acción espontánea de un niño que se para frente a una pared blanca con crayones en la mano.

Gabriel Altamirano con su singular manera de disponernos una íntima perspectiva sobre el sentir humano, nos ilumina la mirada y el corazón al saber que hasta el más triste recuerdo puede verse y convertirse en algo armoniosa y naturalmente disfrutable

La simpleza poética de un espacio en blanco, en el cual nos permitimos jugar con nuestro presente y volver a transitar lo sentido. Mirar hacia atrás no es condicionar al tiempo perdido, sino que contar las pulsaciones de nuestra historia. Todo lo que ya fue forma parte de lo que somos









No hay comentarios:

Publicar un comentario